martes, 24 de abril de 2012

CLAUDINE LONGET




Claudine Georgette Longet, nacida en París el 29 de enero de 1942, fue una popular cantante en los 60 y los 70, conocida por ser la ex-mujer del cantante Andy Williams y posteriormente acusada del asesinato de la estrella del esquí "Spider" Sabich.

Conoció a Williams mientras le ayudaba en una carretera de Las Vegas. Por aquel entonces trabajaba como bailarina del Folies Bergère. Se casaron el día de navidad de 1961 y tuvieron tres hijos: Noelle, Christian y Robert. En 1968, interpretó uno de los papeles protagonistas en la película de Blake Edwards The party (La Fiesta Inolvidable en latinoamérica, El guateque en España) junto a Peter Sellers, cantando en ella Nothing to lose, de Henry Mancini. Longet grabó cinco álbumes para A&M Records entre 1966 y 1970 y dos álbumes para la firma Williams's Barnaby, en 1971 y 1972. También fueron frecuentes sus apariciones en series y programas de televisión.
Una canción, Wanderlove (con música y letra de Mason Williams), llegó al número siete de las listas de Singapur, y aún se escucha en las emisoras asiáticas.

Longet fue arrestada y acusada de la muerte de su amante, el esquiador olímpico Vladimir "Spider" Sabich en su casa de Aspen, Colorado, quien fue disparado tras haberse duchado y mientras se vestía. Sabich era un apuesto atleta con frecuentes compañías femeninas en el momento que conoció a Longet. A medida que su relación progresaba, Longet y sus tres hijos se fueron a vivir con Sabich, alterando radicalmente su vida de soltero. Hubo rumores muy extendidos de problemas en la pareja antes de la muerte del esquiador. Spider había comentado con algunos amigos que quería echar a Claudine de su casa, pero no había hecho nada, pues adoraba a los pequeños. En el juicio, Longet alegó que el arma se le disparó accidentalmente mientras aprendía a usarla. A pesar de que la autopsia demostró que Sabich estaba de espaldas a ella, y a más de dos metros, ella permaneció con su versión del trágico accidente. Williams ayudó a Longet durante el juicio, acompañándola a los juzgados.
La policía de Aspen cometió dos errores garrafales que facilitaron las cosas a Longet: por un lado, obtuvieron una muestra de sangre de Longet y confiscaron sus diarios sin garantías. La sangre de Longet contenía cocaína y su diario mostró que su relación con Sabich se había vuelto amarga. Sin embargo, como las pruebas no fueron obtenidas legalmente, la acusación no pudo usarlas. Asimismo, el arma fue mal manipulada por manos inexpertas: se entregó a un policía, el cual la envolvió en una toalla y la puso en la guantera de su coche oficial; no fue fichada como prueba hasta tres días después.

En el estrado, Longet reiteró su inocencia y suplicó clemencia basándose en que sus tres hijos la necesitaban. El jurado la absolvió de la acusación de homicidio, pero la condenó por el cargo de negligencia criminal, un delito menor, y la sentenció a pagar una multa y pasar 30 días en la cárcel. Como gesto generoso, el juez Lohr permitió a Longet escoger esos días, pensando que este acuerdo le permitiría pasar más tiempo con sus hijos. Longet eligió pasar la mayoría de la sentencia en fin de semana. Una vez el juicio estuvo terminado, se fue de vacaciones con su abogado defensor Ron Austin, que dejó a su mujer y a sus hijos para acompañarla. Más tarde se casaron, y siguen juntos. Actualmente residen en Aspen.

Longet nunca actuó de nuevo. Tras el juicio, la familia Sabich inició un procedimiento civil de demanda. El caso se cerró fijando un gran acuerdo económico, con la condición que Longet nunca hablaría ni escribiría sobre su historia.

El incidente de la negligencia criminal en la muerte de Sabich fue el tema de una canción escrita por Mick Jagger que fue posteriormente eliminada del álbum Emotional Rescue (1980), aunque algunas copias han sobrevivido debido a la piratería a lo largo de los años.



No hay comentarios: