martes, 6 de diciembre de 2011

ANGELA MOLINA



Ángela Molina Tejedor (Madrid, 5 de octubre de 1955) es una actriz española perteneciente a una conocida saga de artistas.

Sus inicios cinematográficos, que incluyen trabajos para Luis Buñuel y Manuel Gutiérrez Aragón, la convierten en una de las actrices más representativas de la Transición. Su notable presencia internacional le permite rodar en Italia, Francia o Latinoamérica, así como superar el centenar de películas y atesorar premios como el David de Donatello de la Academia italiana y la Concha de Plata del Festival de San Sebastián.

Estudia ballet clásico, danza española y Arte Dramático en la Escuela Superior de Madrid. Trabaja en el circo en Francia y ejerce como profesora de baile clásico español antes de aparecer en su primera película, No matarás (César F. Ardavín, 1974), a raíz de un reportaje fotográfico publicado en Fotogramas. Cuenta diecinueve años y su dedicación al cine es absoluta desde entonces. Llegada la Transición y el auge comercial del destape, del que pronto se desvincula, enfoca su carrera hacia producciones que reúnan cierta calidad y compromiso, a menudo de temática social, política o histórica, motivada por el pensamiento que acompaña cada guion.

En 1976 rechaza protagonizar Cambio de sexo, de Vicente Aranda, mientras asume papeles relevantes en La ciutat cremada, de Antoni Ribas y en Las largas vacaciones del 36, de Jaime Camino. Un año antes es propuesta para el papel que interpreta Alicia Sánchez en Furtivos, de José Luis Borau, con quien más tarde trabaja en La Sabina (1979). Luis Buñuel la elige en 1977 para protagonizar, junto a Fernando Rey, Ese oscuro objeto del deseo, película que le proporciona renombre internacional y le abre las puertas de la cinematografía europea. En ella comparte personaje con la actriz francesa Carole Bouquet y exhibe un temperamento vivo y enigmático, que luego trata de combinar con su aspecto dulce y suave. Buñuel afirma de ella que posee «el rostro de una virgen pagana», afianzando así el mito de mujer instintiva y pasional que conserva en su mirada cierto primitivismo.

Por entonces y a lo largo de la década de 1980, Ángela Molina se convierte en rostro habitual de la gran pantalla, reafirma su presencia en España y la amplía en Francia e Italia, con incursiones en el cine alemán y norteamericano. Habla varios idiomas, por lo que a menudo no necesita ser doblada.

Con Emilio Gutiérrez Caba encabeza el reparto de Gran Reserva, la principal apuesta de ficción de TVE-1 para 2010. Continúa vinculada al buen cine de autor y asegura preferir «el cine de directores que cuentan algo porque, si no lo hacen, revientan...».5 Su voz frágil aunque cálida y una dicción a veces muy discutida, no devalúan un estilo interpretativo realista de notable autenticidad y capacidad improvisadora. En reconocimiento a su extensa carrera cinematográfica, recibe en 2002 el primer Premio Málaga otorgado en el marco del Festival de Cine Español de Málaga e inaugura un monolito en su honor en el Paseo Antonio Banderas de la ciudad andaluza. Ángela Molina tiene tres hijos de su primera unión con el fotógrafo y realizador francés Hervé Tirmarche, y dos (la última nacida en 2003) con su actual marido, Leo Blakstad.

Filmografía

Blancanieves, de Pablo Berger (en prod.).
Memoria de mis putas tristes, de Henning Carlsen (en prod.).
Amaro amore, de Francesco Henderson Pepe (en prod.)
Vidas pequeñas, de Enrique Gabriel (2011).
Carne de neón, de Paco Cabezas (2011).
The Way, de Emilio Estévez (2010).
Barbarossa, de Renzo Martinelli (2009).
Baarìa, de Giuseppe Tornatore (2009).
Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar (2009).
Diario de una ninfómana, de Christian Molina (2008).
Un château en Espagne, de Isabelle Doval (2008).
El destino de Nunik, de Paolo y Vittorio Taviani (2007).
La caja, de Juan Carlos Falcón (2007).
La desconocida (La sconosciuta), de Giuseppe Tornatore (2006).
La sacra famiglia, de Raffaele Mertes (2006).
Los Borgia, de Antonio Hernández (2006).
El triunfo, de Mireia Ros (2006).
Al sur de Granada, de Fernando Colomo (2003).
El verano de Anna (Annas Sommer), de Jeanine Meerapfel (2002).
Carnages, de Delphine Gleize (2002).
Nowhere, de Luis Sepúlveda (2002).
Piedras, de Ramón Salazar (2002).
Un delitto impossibile, de Antonio Luigi Grimaldi (2001).
Malefemmene, de Fabio Conversi (2001).
Punto de mira (One of the Hollywood Ten), de Karl Francis (2001).
Sagitario, de Vicente Molina Foix (2001).
L'origine du monde, de Jérôme Enrico (2001).
El mar, de Agustí Villaronga (2000).
Jara, de Manuel Estudillo (2000).
El viento se llevó lo que, de Alejandro Agresti (1998).
Carne trémula, de Pedro Almodóvar (1997).
Sin querer, de Ciro Cappellari (1997).
Edipo alcalde, de Jorge Alí Triana (1996).
Gimlet, de José Luis Acosta (1995).
¡Oh, cielos!, de Ricardo Franco (1995).
Las cosas del querer 2, de Jaime Chávarri (1995).
Con los ojos cerrados (Con gli occhi chiusi), de Francesca Archibugi (1994).
El baile de las ánimas, de Pedro Carvajal (1994).
Mal de amores, de Carlos Balagué (1993).
Coitado do Jorge, de Jorge Silva Melo (1993).
Una mujer bajo la lluvia, de Gerardo Vera (1992).
Krapatchouk: al este del desdén (Krapatchouk), de Enrique Gabriel (1992).
1492: La Conquista del Paraíso (1492: Conquest of Paradise), de Ridley Scott (1992). Martes de Carnaval, de Fernando Bauluz y Pedro Carvajal (1991).
El ladrón de niños (Le voleur d'enfants), de Christian de Chalonge (1991).
El hombre que perdió su sombra, de Alain Tanner (1991).
Sandino, de Miguel Littín (1991).
Volevo i pantaloni, de Maurizio Ponzi (1990).
La Batalla de los Tres Reyes, de Souheil Ben-Barka y Uchkun Nazarov (1990).
Las cosas del querer, de Jaime Chávarri (1989).
La barbare, de Mireille Darc (1989).
Los ángeles, de Jacob Berger (1989).
Río Negro, de Atahualpa Lichy (1989).
Barroco, de Paul Leduc (1989).
Esquilache, de Josefina Molina (1989).
Via Paradiso, de Luciano Odorisio (1988).
Luces y sombras, de Jaime Camino (1988).
Laura, del cielo llega la noche, de Gonzalo Herralde (1987).
Fuegos, de Alfredo Arias (1987).
La esposa era bellísima, de Pál Gábor (1986).
La mitad del cielo, de Manuel Gutiérrez Aragón (1986).
Streets of gold, de Joe Roth (1986).
Camorra: Contacto en Nápoles (Un complicato intrigo di donne, vicoli e delitti), de Lina Wertmüller (1986).
Lola, de Bigas Luna (1986).
El río de oro, de Jaime Chávarri (1986).
Bras de fer, de Gérard Vergez (1985).
Fuego eterno, de José Ángel Rebolledo (1984).
Bearn o La sala de las muñecas, de Jaime Chávarri (1983).
Dies rigorose Leben, de Vadim Glowna (1983).
Demonios en el jardín, de Manuel Gutiérrez Aragón (1982).
Gli occhi, la bocca, de Marco Bellocchio (1982).
Operación Ogro, de Gillo Pontecorvo (1980).
Kaltgestellt, de Bernhard Sinkel (1980).
La Sabina, de José Luis Borau (1979).
Le buone notizie, de Elio Petri (1979).
El corazón del bosque, de Manuel Gutiérrez Aragón (1979).
La portentosa vida del pare Vicent, de Carles Mira (1978).
Viva/muera Don Juan, de Tomás Aznar (1978).
El hombre que supo amar, de Miguel Picazo (1978).
Los restos del naufragio, de Ricardo Franco (1978).
El gran atasco (L'ingorgo - Una storia impossibile), de Luigi Comencini (1978).
A un dios desconocido, de Jaime Chávarri (1977).
Ese oscuro objeto del deseo, de Luis Buñuel (1977).
Nunca es tarde, de Jaime de Armiñán (1977).
Camada negra, de Manuel Gutiérrez Aragón (1977).
Las largas vacaciones del 36, de Jaime Camino (1976).
La ciutat cremada, de Antoni Ribas (1976).
Las protegidas, de Francisco Lara Polop (1975).
No quiero perder la honra, de Eugenio Martín (1975).
No matarás, de César F. Ardavín (1974)

No hay comentarios: